El Blog de La Teta y Más

Acompañando tu maternidad

¿Negocio?

| 20 Comentarios

ENFERMERA ASISTE A UNA MUJER EMBARAZADA EN SU DOMICILIOFOTO BRUNO MORENO

Ayer escribí un desahogo en el Facebook de La Teta y Más. Lo cierto es que era sólo eso: un desahogo. Y lo escribí porque el muro es mío, y puedo hacerlo, no hay otro motivo, de verdad. No son indirectas, ni quiero resultar hiriente ni quiero que nadie se ofenda. Es sólo que tengo un muro en facebook (bueno, tengo dos, pero en el otro no escribo estas cosas) y creo que puedo escribir lo que me apetezca.

Como el muro es público, no lo tengo restringido a nadie, no me voy a quejar por lo que surgió después. Si me diera miedo el debate, haría como otros muros, que restringen o moderan o tienen políticas de privacidad muy estrictas, pero lo cierto es que la censura siempre me ha parecido mal, y cuando he sido objeto de un lápiz rojo me ha sentado como un tiro, así que, salvo salidos que buscan la palabra teta a ver si ven una para aliviarse, no modero ni un solo comentario, y suelo contestar, salvo que no los vea, que también pasa.

Lo cierto es que el desahogo, ha terminado en una cuestión desagradable y una entrada en otro blog hablando del supuesto negocio de las asesoras (que yo no me había enterado que la peña se hace rica con esto, a ver si me ponen al día que tengo la cuenta temblando), y sobre si es legal o no llamarse asesora de lactancia y no ser voluntaria de un grupo de apoyo.

Primero voy a decir algo: yo soy voluntaria en un grupo de apoyo. Amo esa asociación, a las mujeres que la integran y el tiempo que paso en ella. No me arrepiento en absoluto de pertenecer a su familia, y me enorgullezco plenamente de la labor que realizo junto con otras mujeres, especialmente con mi compañera, que fue mi madrina cuando quise ejercer mi voluntariado con ella. Si no nombro esta asociación no es porque me pueda avergonzar o porque no crea en su labor, sino por respeto a ella y a sus principios fundamentales. Y porque mi voluntariado no tiene por qué ser público (ya lo dice la biblia, que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha).

Además, a esa asociación le debo mucho, igual que muchas otras madres y familias. Le debo la lactancia de mi hija pequeña, a través de las manos amorosas, la paciencia y el apoyo de la voluntaria que me ayudó. Por eso en mi práctica privada, siempre remito a sus reuniones mensuales.

Y le debo el descubrir que yo deseaba dedicar todo mi tiempo a ello, que no quería trabajar en otra cosa, que me sentía plena y feliz viendo la sonrisa de una mujer que consigue amamantar a su bebé. Eso es fundamental.

Y esto me lleva al tema de cobrar.  Porque si quiero dedicar mi tiempo completamente a ello, o soy millonaria, que no es el caso, o tengo un marido ingeniero, que tampoco, o cobro por ello.

Se supone que no puedo llamarme a mi misma Asesora, porque por lo visto en algún momento se decidió que las Asesoras de Lactancia son sólo voluntarias, no pueden cobrar. Yo no lo sabía, no me había llegado la honda. Y al de Hacienda cuando mi di de alta como Asesora, pues tampoco. El caso es que en Hacienda no me puedo dar de alta ni como doula, ni como consultora, ni como facilitadora… si quiero hacer las cosas bien, y registrar mi actividad en la administración, sólo puedo hacerlo como Asesora. Ahora, bien, si eso molesta, de verdad que no lo vuelvo a usar. Realmente suelo usar el término Doula, que me gusta más, sobre todo porque abarca más aspectos, y no sólo la lactancia. Pero lo cierto es que una doula no tiene por qué saber mucho de lactancia, porque también está a otra cosa; pero vale, puedo ser doula “especialista” en lactancia. Pero tampoco, porque no existe una titulación reglada que me califique de “especialista” en lactancia, así que la experticia me la atribuyo yo.

Y aquí llegamos a otra cuestión, y es lo de los títulos reglados.

Se ha dicho que las únicas que están capacitadas para cobrar por una consulta de lactancia son las ibclc, que son unas personas (hombres o mujeres) que pasan un examen, que es cierto que cuesta una pasta, que las acredita ante una organización internacional como expertas en lactancia. Y para demostrar que se reciclan, tienen que pasar un examen cada 5 años. No les quito el mérito. Pero lo cierto es que en España ni el ministerio de Sanidad ni el de Educación tienen homologado el título de ibclc. Yo puedo colgarlo en la pared de mi casa, igual que puedo colgar otros que he podido conseguir y que haya impartido Fulanita que sabe mogollón. Y entiendo que la cosa fastidia, porque para ser consultora certificada tienes que esforzarte un montón, pero es que legalmente, es lo que hay.

Por lo mismo, cuando alguien dice que usar el término Asesora de Lactancia para llevar a cabo una labor profesional (remunerada, se entiende) es “sencillamente ilegal”, pues no voy a decir que mienta, porque probablemente esa no sea su intención, pero lo cierto es que falta a la verdad. Ilegal es que, por ejemplo, yo me haga pasar por matrona sin serlo, porque las matronas tienen una titulación y un ámbito de actuación legalmente establecido y protegido, y por lo tanto, ni ellas pueden salirse de ese ámbito, ni otra persona puede entrar en él (salvo que seas ginecólogo, pero eso es harina de otro costal y tema de otro post). No puedo hacerme pasar por abogado sin serlo, por lo mismo. Pero mira, y hablando de algo que sé: tú puedes llegar a un periódico y decir que eres periodista que, a pesar de que hay una titulación legalmente reconocida, como lo que no está establecido por ley es su ámbito de actuación, pues cualquiera puede decir que es periodista sin serlo (y así le va al país).

Y sobre todo, lo que más me ha dolido, es que se hable de las asesoras que no son voluntarias como parte de un negocio millonario. Y me duele, lo primero, porque se utiliza lo de “hacer negocio” como algo malo, de lo que huir, y todavía no entiendo que Emilio Botín pueda ser millonario robando a la peña y yo no pueda ganar dinero con mi negocio. Y luego porque ya puedo decir que ni de coña es un negocio millonario. Vamos, no puedo hablar por boca de otras mujeres que trabajen como (venga, va) consultoras-facilitadoras de lactancia o doulas, pero en mi caso, después de pagar a hacienda, a la seguridad social, el mantenimiento de mi alojamiento web, el de la tienda on-line, los préstamos, comisiones bancarias y tal, pues vamos, que ya. Que con suerte me puedo pagar un café. Y digo con suerte, porque lo más fácil es que alguna de las cosas arriba citadas se tengan que pagar con el otro sueldo. O con aportaciones familiares de padres-tíos-abuelos.

Y una cosa más: se hace daño a la voluntaria, porque no se poner en valor, o mejor, se quita el valor de lo que hace. Porque no es lo mismo decir que lo que haces sólo lo puedes hacer de forma voluntaria, y que por lo tanto, tu trabajo no vale nada, que decir que tu trabajo vale un dinero, pero que tú en ese momento, lo quieres regalar. No es lo mismo ser “una mamá con experiencia”, que como no hace otra cosa, apoya a otras mamás, que ser una mujer formada (y muy bien formada, he de decir), que tiene la generosidad de compartir esos conocimientos con otras mujeres que la necesitan. No es lo mismo.

20 Comentarios

  1. Bueno la verdad es que hace muy poco que te sigo, pero entiendo tu posición y tu post.
    La gente puede ser muy hiriente, y la verdad, con tal de sacar las cosas gratis, hasta los abogados beberían ser “voluntarios” para muchos. Esta sociedad no entiende que el conocimiento (acreditado), tiene un precio y uno puede regalar ese conocimiento si le apetece. Pero en el caso de que esa persona se dedique a ello profesionalmente, es de lógica que cobre y que haga un negocio de ello. Acaso los electricistas no lo hicieron? Y los panaderos, cocineros,etc?

    Yo no sabia que cobrabas por tus consultas hasta ayer, cuando publicaste aquello en t muro, un sinceramente, no me pareció algo tan ilógico y deshorbitante.

    No hay que justificarse por poder trabajaren lo que a uno le hace sumamente feliz. Es una suerte

  2. Así estamos??? No puedes ser mas clara y transparente. Dices las cosas tal y como son, sin mas…. pero lo triste es que haya que estar dando este tipo de justificaciones y tener que escuchar o leer que no existe la “asesora” como tal…. puede…. pero la labor de estas, cuando se forman, dedican tiempo que no tienen a estudiar, a investigar… quitándose horas de sueño por no quitárselas a su familia… es de agradecer, por lo menos… la empatía es esencial… yo nunca podré agradecer el tiempo dedicado a mi lactancia por esa madre asesora voluntaria que me ayudó, pero claro y alto digo que hubiese pagado lo que fuese…. Gracias por poner un poco de coherencia… besos cielo!

  3. Tienes toda la razón en tus palabras. Ayer vi el mal roollo en tu muro del facebook y la verdad me quedé un poco…. pero en fin, para gustos los colores. Lo q está claro es q una asesora se forma para ayudar de forma profesional. Q las ibcl están más capacitadas? No lo discuto, su formación es más amplia. Eso no quita q una asesora esté capacitafa profesionalmente y cobre por su trabajo. Lo q no puede see es q tiremos por tierra el trabajo de otras personas por q nos creamos mas q nadie. Esa fue mi impresión ayer con algunos comentarios.
    Me encanta tu blog y me parece q eres supergenerosa con las cosas q nos compartes en facebook. Un besino

  4. No es generosidad, lo hago de corazón, y porque me sale. Me gusta compartir cosas con todas vosotras, porque me siento siempre arropada. Vosotras sois las generosas. Besín

  5. Me encanta!!
    Olé!! He llegado aquí por este post y aquí me quedo.

  6. vaya por delante que me parece totalmente lícito que cobres por tu trabajo. faltaría más.

    pero dejando a un lado ésto, que me parece una obviedad, así como los tecnicismos relativos a si “llamarte asesora es apropiado o no”, yo creo que el “problema” o, más bien, la “confusión” puede surgir de que la labor o el asesoramiento que se desarrolla a través de la asociación y en tu vida profesional se pueden asimilar.

    desde mi punto de vista, creo que ahí puede estar el malentendido.

    cuando yo salí del hospital, con mi retoño, la matrona me dió una tarjeta de la asociación. gracias a dios, no tuve ningún problema con la lactancia y aunque me resultaban super interesantes las reuniones, sólo acudí en contadas ocasiones. pero ahí escuché a la monitora decir “me podeis llamar”, siempre apostillando que “cogería el teléfono siempre que pudiera”, dando con ello a entender que no estaba disponible 24h (por otro lado estaría bueno pedir eso a una persona que, además, es voluntaria).

    con esto digo que pudiera ser que las personas que le pasaron tu contacto a esa chica confundieran tus servicios con lo que se ofrecen en la asociación, no que “no se atrevieron o no quisieron por lo que sea, decirle que cobrabas”. tal vez lo desconocían, sin más.

    bueno, mi comentario era un intento de quitar hierro al asunto y no sé si lo lío más.

    parece que excuso a esas personas (con las que no tengo nada que ver y desconozco si obviaron decir que cobrabas con conocimiento, pero no le veo el sentido).

    pero bueno, que era para que vieras que tal vez lo hicieron sin mala intención. soy de las que piensan siempre en positivo..

    mucho ánimo en tu labor y un abrazo

    • Muchas gracias, María, por tu comentario.
      A ver, puede ser. Es que yo uso dos teléfonos, precisamente para que no se confundan las cosas: tengo mi teléfono personal, que es el que está en las hojas informativas que tienen las matronas que recomiendan la asociación, y con el que, por supuesto, no cobro, porque entiendo que si me llamas a ese número y además te lo ha dado tu matrona, estás contactando conmigo como representante de la asociación. Como tal, atiendo por teléfono y en las reuniones.
      Luego tengo otro teléfono que es el que aparece en las tarjetas profesionales de La Teta y Más, que es la tarjeta que le dio su matrona, que es mi matrona y que sabe que cobro, y con la que, además, tuve hace un par de años una amarga discusión que terminó con mi confianza en ella, precisamente a cuenta de ello. Y es a ese teléfono al que me escribió la mamá.
      En todo caso, esta entrada no es para justificar lo que cobro o lo que no, ni para seguir con ese hilo, sino para aclarar un tema que es una cuestión de respeto entre quienes nos dedicamos a esto. Se trata de que se entienda que, desgraciadamente, no hay ninguna titulación “oficial”, que te permita cobrar, que el término “asesora” no es privativo de nadie, y que el hecho de poner en valor nuestro trabajo y nuestro tiempo es bueno tanto si cobras como si ejerces tu labor de forma totalmente voluntaria.
      Besitos, corazón

  7. En España parece que da como vergüenza hablar de dinero. Y es curioso, porque por un lado queremos vivir y comer como todo el mundo (lógicamente) y por otro pues parece que hay que hacerlo sacando el dinero a palazos de una mina secreta.
    Otro mal endémico que tenemos es la obsesión por la opinión ajena, de ahí todos esos rollos de la marca España y demás, que parece que tenemos que estar todo el día bajo la lupa de los otros países, que no hacen lo propio… ni lo harán. Porque la opinión ajena les vale un pimiento, para el caso.
    Pues esto es lo mismo, a un nivel personal.
    Lo que quiero decir es que lo único importante es ser fiel a una misma. Que críticas siempre va a haber, independientemente de lo bien que lo hagamos. Es que va a dar igual, siempre molestaremos a alguien, siempre habrá alguien en desacuerdo, siempre sacará alguien la puntita por algún lado.
    Si tú sabes que lo que haces es correcto, entonces… ¿qué más te da? ¿Que hay personas que dirán tal o pascual? Pues es su problema, no el tuyo. Tú sigue haciendo bien las cosas, y cobrando por ellas si así consideras que debes hacerlo. Y a quien le pique, que se rasque.

    • Pues tienes razón. Pero hay veces, no sé por qué, que de repente se dicen cosas que… queman por dentro. Y tienes razón en que no sé por qué, como que da vergüenza hablar de dinero. Muchas gracias, corazón. Por cierto, me ha gustado mucho tu blog.

  8. Lo de asesora=voluntaria “porque yo lo digo” es tan propio del ser humano…arreglar el mundo con tiempo, esfuerzo y dinero ajenos, claro que si.
    Si eres asesora de belleza(que esta de moda), ambiental, de moda, de empresas, inmobiliaria cobras pero stop, de lactancia no…jajaja
    Me parece hasta ridículo que alguien se vea obligado a escribir una entrada así pero bueno, ojala todos los trabajos fueran tan bonitos como este y en eso creo que si que sois un poco ricas, mucho más de lo que lo seran muchos otros nunca.

  9. ¡Qué bonito blog, Vanesa!
    Pues el hecho es que sí que es un poco ridículo, andar planteándonos esto. Besotes

  10. Qué quieres que te diga. A ver, por puntos…

    1) Que alguien cobre por su trabajo, me parece más que lícito, normal ¡¡¡y necesario!!! Hay que darle valor a lo que la gente se dedica. El tiempo de las personas cuesta, y es así. Esta dejando a un lado su tiempo para dedicarse a otra labor. Otra cosa es que una tarde al mes, por ejemplo, te reúnas con gente a ayudar altruistamente. Pero si te dedicas a ello todos los días yo creo que eso es un TRABAJO.

    2) ¿Dónde se dijo aquello de que una asesora es voluntaria? Como madre que buscó ayuda al comenzar con el pecho nadie me dijo nada. Me acerqué a una asociación y genial con las voluntarias. Pero si hubiera encontrado a una asesora de pago me hubiera parecido tan normal y quizá la habría pagado, y desde luego nadie me dijo previamente: si vas a una asesora que no te hagan el lío, que no te puede cobrar porque son voluntarias.

    3) Cuando quise colaborar con Cruz Roja fui como VOLUNTARIA. La gente que colabora con otras ONGs son VOLUNTARIOS. No le cambian el significado a palabras asociándoles un significado que la propia palabra en sí no conlleva. Eso es tergiversar el lenguaje y engañar, qué quieres que te diga.

    4) En otros países hay asesoras que cobran y asesoras que no. Y se llaman exactamente igual. Ahora, ya sabes tú si estás yendo a una señora de pago o a una asociación de voluntarios.

    En definitiva, que entiendo tu cabreo. Puedo medio entender que haya gente que diga: es que el concepto de asesora conlleva ser voluntario. Bueno, pues como eso no ha salido en el BOE nadie tiene porqué saberlo y desde luego el error es suyo por emplear una palabra de manera inadecuada, no de los que se quieren ganar la vida de este modo.

    Así que déjalo pasar y sigue adelante con tu pasión y tu trabajo. ¿O ahora la gente que adora su trabajo tampoco puede cobrar por ello?

    ¡Un abrazo!

    • El caso es que las madres son las que más lo entienden. Creo que lo que me duele es que los comentarios en mi muro y la entrada en otro blog que me hicieron escribir esto son de una ibclc, que insiste en decir que ellas son las únicas que pueden cobrar y el resto estamos engañando a las madres. Eso hace daño, a la asesora que se gana la vida honradamente, a la madre que ve cómo se le quitan (una vez más) opciones de elección, y al colectivo de mujeres que trabajamos en el cuidado a mujeres, que parece que nunca podrá consolidarse como tal.
      Gracias por tu aportación, guapa.
      Besín

  11. Vamos, es como yo, que soy psicóloga, por ayudar a la gente, no pudiera cobrar… Porque ayudar, debería ser una labor altruista… Pues lo siento, pero no. Porque formarte, en lo que sea, vale dinero, más o menos, pero lo vale. Y mantener una infraestructura (física o virtual) también lo vale. Si cuando me especialice en psicología perinatal (que en ello estoy) y tenga mi formación como doula y asesora de lactancia, vale, a hacienda le podré pagar como psicóloga, en eso no tendré problema, pero entonces tampoco debería haber problema en cobrarlo.
    100% contigo.

  12. El trabajo del cuidador, del que ayuda a otras personas, tradicionalmente se ha invisibilizado. Y lo curioso es que es una labor históricamente llevada a cabo por mujeres. Pero una vez más, nuestro trabajo parece que no vale. Y lo peor es que sean mujeres poniendo trabas a otras mujeres.
    Un beso muy fuerte, guapa

No olvides que un blog se alimenta de tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: