El Blog de La Teta y Más

Acompañando tu maternidad

Carta al director de Diario de León

| 3 Comentarios

A la att. del señor director del Diario de León:

Estimado señor:

Diario de LeónMe dirijo a usted con motivo de la publicación de una foto en la que aparezco en el diario que usted dirige, para ilustrar una información (o mejor, una desinformación) sobre las doulas.

Soy doula, y como tal se me pidió desde el Diario hace unos meses, una entrevista para explicar cuál es el ámbito en el que trabajo. Para ilustrar aquella entrevista, por cierto, llena de errores que tuve que matizar a través de mi blog, casi punto por punto (http://personal.latetaymas.com/blog/la-teta-y-mas-una-doula-en-leon/) se hizo una foto en casa de una clienta y amiga, para la que ambas dimos nuestro consentimiento, por supuesto, en aquel contexto y para ilustrar aquella entrevista.

Mi sorpresa ha sido mayúscula cuando veo esa misma foto, mi cara, ilustrando una noticia de agencia en la que se acusa a las doulas, entre otras cosas, de incitar al canibalismo.

Además de doula, soy periodista de formación y de vocación, y como tal trabajé hace años. Entiendo cómo funcionan las cosas con las agencias: yo te vendo una noticia, y si quieres, por un poquito más, te vendo la imagen. Y tú dices “dame la noticia pero mira, imagen ya tengo, que creo que algo hay por ahí”. Y ya ni se valora.

Si el  diario me hubiera llamado para contrastar la sarta de barbaridades ofrecida por el consejo de enfermerías, no me hubiera molestado, ni hubiera puesto pega alguna. Pero es que lo único que aparece de una doula, que soy yo, es mi cara, justo al lado de un ladillo en el que se dice que las doulas obligan a las mujeres a comerse su placenta.

Así que, ya que no se me ha pedido, pero sí se me ha utilizado, me gustaría dejar claro lo que hacemos y lo que no hacemos las doulas, y lo que pienso del informe de marras.

Para empezar el escrito firmado por el señor Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Colegios de Enfermería, es un escrito lleno de, voy a decir errores e inexactitudes. Prefiero achacar las barbaridades que se describen a la ignorancia y el prejuicio, que hablar de ello directamente como mentiras, porque lo segundo implicaría delito. En primer lugar, y creo que es lo más destacable, es que las referencias que aporta en cuanto a enlaces citados son TODOS de páginas y artículos de matronas. Se cita, por ejemplo, el blog personal del Centro Hebamme, que es un centro gestionado por matronas, concretamente por Choni Gómez, una gran profesional que ha dedicado su vida a la atención SANITARIA (porque es enfermera/matrona) de la mujer en sus procesos, siempre desde la evidencia científica avalada por organismos internacionales, como la OMS. Se cita también un artículo aparecido en el blog de la asociación El Parto Es Nuestro, titulado No te bajes las bragas, que está firmado por otra matrona, y sin tener en consideración que dicha asociación es la más importante que aglutina usuarios y profesionales para mejorar la atención al parto en este país, y que ha participado en la elaboración de la Estrategia de Atención al Parto Normal firmada por el ministerio de sanidad.

Respecto a la actividad de las doulas…

Una doula acompaña a la mujer en sus procesos, no juzga, no obliga ni sugiere, no está para eso. La doula no es personal sanitario, y por lo tanto, no asiste; queda claro siempre (o debería) que la asistencia sanitaria la provee la profesional más capacitada para ello, que en este caso es la matrona, pero siempre teniendo claro que es la mujer la que decide. Y no decide si quiere que la asista una doula o una matrona; decide si quiere recibir asistencia sanitaria o no. Y puede ser que decida tener asistencia sanitaria y no tener la compañía de una doula, o que quiera la compañía pero no la asistencia, o que quiera ambas cosas o no quiera ninguna. También puede ser que una mujer quiera parir acostada o que prefiera hacerlo de pie, o que quiera la epidural o no la quiera, o que prefiera una cesárea programada por miedo o por trauma, …

Doula es una palabra griega que significa Esclava. De hecho, el matiz es tan duro en cuanto al servilismo, que en Grecia a las doulas no se las llama doulas, sino Paramanas, que viene a significar algo parecido a “Comadre”. ¿Cómo es posible, pues, que una esclava obligue?

Sobre la placentogia… Creo que es una cuestión anecdótica, pero por sus características, es lo que más ha dado que hablar. No voy a entrar en temas científicos; no voy a empezar a enumerar los estudios que hay sobre el tema, tanto en animales (la totalidad de mamíferos en la naturaleza, se comen la placenta) como en distintas sociedades (ninguna de ellas caníbales). Pero puesto que mi cara aparece justo al lado de la afirmación de que las doulas obligamos a las mujeres a comerse su placenta, diré que no conozco personalmente a ninguna mujer que lo haya hecho. No he hablado de placentofagia con ninguna mujer, a no ser que me hayan preguntado primero por el tema, en cuyo caso les he facilitado la información de que disponía sobre ello, igual que sobre todo aquello que la mujer a la que acompaño necesite y demande. Y no encapsulo placenta.

Estos días las redes están incendiadas con este tema. Muchas matronas y enfermeras se han sentido ofendidas por el informe (no sólo las citadas directamente en él) y por supuesto se están escribiendo entradas por parte de doulas en muchos blogs de maternidad. Pero de verdad que me gustaría que alguien se molestase en ponerse en contacto con alguna madre que haya tenido los servicios de una doula.

El perfil de mujer que solicita los servicios de una doula es de una estatus cultural medio-alto, con estudios superiores. No son mujeres tontas a las que se pueda manipular u obligar a hacer algo que no quieran. Tal vez es eso lo que molesta: mujeres que no están dispuestas a tragar protocolos obsoletos que la ven como un objeto del que extraer un producto, y que buscan información y apoyo para convertirse en lo que deben y quieren ser: sujetos de su propia vivencia sexual.

Para finalizar, y después de exponer mis razones, quiero que entiendan la exigencia que viene a continuación. Estamos en una provincia pequeña, en una ciudad pequeña, donde hay muy pocas doulas trabajando. Mi cara ilustrando semejantes barbaridades menoscaba mi derecho al honor reconocido en la constitución, y puede perjudicarme gravemente en mi vida profesional. Por eso, pido, pero con un toque de exigencia, que sea publicada esta rectificación en un lugar visible y proporcional de su periódico. No sólo es por mi. La mujer que aparece a mi lado no tiene por qué quedar como la loca mujer que se dejó comer la cabeza por una bruja caníbal, entiéndanlo.

Sin más que añadir, se despide atentamente

Raquel García

Doula, Asesora de Lactancia, y activista en pro del derecho de las mujeres a decidir.

3 Comentarios

  1. Después de haber leído tu contestación, y simplemente por el hecho de haber prestado autorización expresa para el artículo de referencia y no para el posterior, y en concreto por todo el daño profesional que te puede hacer, creo que tienes una base suficiente para denunciar tanto al periódico como al resto de partes implicadas. Mucha Suerte y Ánimo!!

  2. Simplemente decirte que es indignante, yo también he tenido una experiencia parecida, en una foto de malos tratos, se decía que eran maltratadas 3 mujeres cada 5 minutos, y salíamos mis hermanas y yo,paseando con mi sobrino recién nacido, de espaldas, pero en mi pueblo todo el mundo nos conoció, y de aquella, la única que tenía pareja, era la madre de mi sobrino,,,,,,,,en fin, también escribimos una carta al director, pero pienso que,,,si la noticia se dio con un buen titular, porque, cuando es injusto y se ha dicho una gran mentira, no se pone el titular falso y al ladito mismo, la carta al director???????, en fin, cuando el daño está echo, es difícil enmendarlo.
    Lo siento mucho.
    Me parece muy injusto.
    Un abrazo

No olvides que un blog se alimenta de tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: